De generación en degeneración

--------

Asisto con relativo estupor a la oleada de comentarios quejicosos en relación a los videojuegos, desde el último blog del mundo hasta los propios juegos como medio de masas del siglo XXI. Digo relativo estupor porque por inverosímil que pueda parecer era algo que tendría que llegar tarde o temprano.

Desde algunos sectores se apunta al estancamiento psicológico-evolutivo del videojuego como medio de transmisión de ideas u emociones. Se dice que se mantiene en la adolescencia, con argumentos vacíos y acción fulgurante, que no se hacen juegos ricos en matices, juegos que solo los adultos sepan entender o disfrutar. ¿Porqué se dice esto? Porque nos volvemos viejales. Hasta yo, que aún no tengo casa, ni coche, ni mujer, ni hijos (el pack completo que se suele decir) noto como me vuelvo un cascarrabias: los chavales con los móviles a toda trapela en el transporte público, los viejos escupiendo (o meando) en medio de la calle, holgazanes al sol… me dan ganas de coger mi Winchester 1983 imaginario y liarme a tiros.

Pero el hecho de que nos escandalicemos con mayor facilidad cuanto mayores nos hacemos no es sinónimo de que los hechos anteriormente descritos sean correctos, merezcan nuestra aprobación o siquiera la ignorancia. Es sano y aconsejable que aquello susceptible de ser mejorado lo sea. Volviendo a la blogocosa de los cosajuegos, algunos (y me incluyo) ladramos en la dirección en la que nos gustaría ver a la industria y al público, tanto lectores como jugones. Una dirección no unánime, pero ¿loable?: la del rigor en la información, la del respeto, la de conocer para hablar y no hablar para conocer.

Muchos de los que escriben en su pequeño mundo digital desearían ver como los artículos que escriben con amor, sus entrevistas a los desarrolladores… son las entradas más leídas. En el caso de alfagamer, quizás por el escaso número de visitantes, quizás por su perfil, quizás por ambas circunstancias, se cumple este deseo. Pero no es lo común, y en ello estamos, en (intentar) cambiar los gustos de los  lectores, hacerles querer este tipo de contenido. Una tarea titánica en la que los blogs como medio de comunicación, al menos en lo que respecta a este nuestro país, se muestran insuficientes.

Un rayo de sol, oh, oh, oh...

Un rayo de sol, oh, oh, oh...

Irónicamente, cuanto más avanza la era digital menos oportunidades tenemos de ser las corrientes de opinión que se nos presupone somos. Las grandes (y pequeñas) publicaciones, con la connivencia de las distribuidoras, rebosan los ojos de nuestro target a base de diarios de desarrollo, publirreportajes disfrazados de avances e imágenes de medio metro de diagonal. Perdemos espíritus ricos y críticos, pasamos a tener consumidores poco o nada interesados por lo que hacemos, por lo que nos gusta. Enriquezcámonos con las enseñanzas del santo Obaw:

(…) Algo cambia (lentamente, pero cambia). Ahí entra en el juicio de cada cual para ver si ese cambio es demasiado lento, si le gustaría que fuese más rápido y ver, si es que puede o sabe, como acelerarlo, de ser esa su intención.

La táctica de la perseveración (o cabezonería) es buena. Pero lleva tiempo. ¿Qué se nos está echando encima? Pues no le digo que no. ¿Qué está chunga la cosa? Pues lo intentaremos hasta el final.

Y si llega el momento de bajarse del barco seremos los últimos; aunque “los últimos no serán los primeros” sabremos que hicimos lo que pudimos, tratando de sacar a flote un barco que hacía aguas mucho antes de que pudiésemos darnos cuenta. Un viejo barco, que por muchos navegantes que lleve, pocos están dispuestos a mantener a flote.

Por mucho que digamos, nada cambia. Porque si creemos en ello, lo debemos intentar.

Por muy absurdos que puedan ser los videojuegos. Porque los queremos. Por nosotros.

Las inquietudes que manifiestan sobre la blogosfera algunos ilustres del panorama patrio son el reflejo de una sociedad inculta a la que desde nuestros púlpitos queremos culturizar, el legado que queremos dejar. Creo haber leído por algún lado que teníamos que “educar” a los lectores, no solo para que leyesen nuestros fantásticos (sic) contenidos sino para que buscasen la vuelta de tuerca a ese disco que compran sin más preocupación que la de pasar un rato delante de la pantalla.

La maduración de los videojuegos tiene que ir indefectiblemente de la mano del avance científico y social. Un avance demasiado lento para los simples mortales. Quizás demasiado lento para verlo llegar. Quizás demasiado lento, siquiera, para que se produzca. ¿Una nueva ilustración de anónimos y pseudónimos? Ojalá, pero nuestras frustraciones no hayarán solución satisfactoria en el empeño individual y nimio que desde aquí hagamos a la población. Es un cambio que no podemos acometer. No solos; no rápido. Asumirlo y aún con todo perseverar parece la única salida.

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULO y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a De generación en degeneración

  1. GredXII dijo:

    Al final como siempre hemos dicho, uno tiene que mirar para si mismo y disfrutar con lo que hace😉

  2. Pingback: De generación en degeneración

  3. acejosele dijo:

    Y ademas de disfrutar, entender y comprender. Esto me a servido de lección.

  4. Laocoont dijo:

    Sí, estamos estancados, sí estamos oxídados, sí somos lo peor y nadie nos aplaude y aún así seguimos escribiendo.

    Sinceramente he llegado a un punto que leo lo que me gusta y escribo lo que me apetece…en fin, más vale 1 lector contento que 1000 aburridos (supongo que es porque estoy en una fase rara de mi vida…las oposiciones han modificado algo en mi…)

    Wabo da igual cómo esté el sector, él pasa de nosotros y nosotros de él…

    • wabo dijo:

      Discrepo: como he dicho, nosotros no pasamos de él. Vemos un él un trozo de barro aún húmedo, listo para ser moldeado. Pero no somos alfareros, sino taberneros. No sabemos ni dónde queda la alfarería, ni el maestro alfarero, ni la tierra adecuada. Pero estamos en su búsqueda, porque queremos hacer el botijo a nuestro gusto, con el asa bien gorda y el pitorro estrecho.

      (Cuando uno suspende las oposiciones es normal que ande con olor a cuerno quemado unos 15-20 días. Se te pasará y verás todo de forma más positiva, ya lo verás)

      • Laocoont dijo:

        Juas, me releo y hasta me sonrío…realmente estoy un tanto negativo…pero bueno creo que va pasando todo esto…el día 8 tengo una entrevista importante en la Universidad a ver cómo puedo encauzar todo esto…siento ser tan pésimista a veces pero la desilusión cobra vida en mi cuore y no puedo controlarlo…solo hacia falta el empujoncito de las putas opos.

        Merci por tus words

  5. acejosele dijo:

    Pero quién decide que uno es alfarero o tabernero?. Al final es escribir como tu ya has dicho para uno mismo, pero ojo sin faltar, eso a mi me a quedado claro. Cada uno debería de escribir lo que sienta o crea conveniente, pero sin prejuicios y sin querer quedar bien o mal.

  6. Andresito dijo:

    El centro de Málaga está atiborrado de baretos. Todos tienen exactamente el mismo menú, los mismos precios y el mismo ambiente. La muchacha, que es tonta pero sin pasarse, va primero al más grande, donde tiene la posibilidad de encontrarse con más gente y sirven las tapas más rápido y mejor. Después, con el estomago lleno, buscan otro local algo más pequeño con la esperanza de beberse un copazo en un ambiente algo más acogedor. Por desgracia la mayoría de locales pequeños ofrece exactamente lo mismo que el grande, por lo que nuestro amigo de la noche tendrá que seguir buscando, o quedarse sin copazo.

  7. Pingback: Recuerdos de los Cetra XX « Cetra Land

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s