Salud: El otro 50% de la fórmula Nintendo

Salud

Recibido el nuevo cargamento de cocos, no me queda más remedio que hablar del 50% restante de la fórmula Nintendo. Si una mitad consistía en la sencillez y claridad de conceptos, la diversión por la diversión de la que el genio Miyamoto era incapaz de desvincularse, la otra versa sobre salud.

Como ya dije en el mes de la felicidad del pasado año, Nintendo fundamenta su estrategia de marketing actual exactamente igual que Danone. La yogurtera francesa tiene la costumbre de atribuir a muchos de sus productos, con cuyos nombres nos bombardean día e imagino noche (dada mi mala costumbre de descansar los periodos nocturnos), maravillosos efectos beneficiosos sobre la salud del consumidor: Actimel para cuidar las defensas, Vitalinea para consumir menos grasas, Danoninos para crecer más, Activia para regular el transito intestinal, Densia para aportar más calcio a los huesos, Savia para gente adscrita a la moda vegetariana, Danacol para regular la absorción de colesterol…

Por supuesto también tienen lácteos más clásicos, desde el Natural en tarros vintage de cristal hasta los juveniles Dan Up y Danet, pasando por la apelación al sabor genuino de Griego y Danissimo. ¿De qué carajo estoy hablando? De Wii Fit, Wii Vitality Sensor, Wii Sports y de Mario, Samus, Link…

Manolo, quien te ha visto y quien te ve...

Manolo y Olga no son tan diferentes...

Los primeros trascienden el concepto de yogur y se convierten en pseudo-medicamentos, con su máximo exponente Manolo Escobar y su Danacol. Los segundos venden recurriendo a la nostalgia de los padres que crecieron con Cocacolas de culo plano, bolsas para el pan de tela y las dos horas de digestión previas al baño veraniego, combinado con la modernidad urbanita más casposa, chapera y efectiva que los críos engullen sin rechistar.

Los primeros trascienden el concepto de videojuego y se convierten en sanadores virtuales: médico, preparador físico y profesor de yoga todo en uno. Los segundos venden recurriendo a la nostalgia de los padres que crecieron con una NES debajo del brazo (o una de esas con miles de clones que aún hoy pueblan las tómbolas ambulantes) combinada con una patina de brillitos reminiscentes a las manzanas más caras del mercado.

Trasladando una vez más al analogía al sector alimenticio, los jugadores tradicionales (los gordopeceros de toda la vida con su paradigmático Gabe Newell a la cabeza y los consoleros reconvertidos a fuerza de instalaciones no opcionales y actualizaciones de firmware en gordopeceros miniaturizados) han presenciado la nueva estrategia de Nintendo como los directivos de los monopolios alimenticios occidentales el desembarco de Pepsi en el terreno de los snacks –para quien no lo sepa, Frito Lay, subsidiaria de Pepsico, fabrica Lays y otras patatuelas de reconocido nombre que los más viejos del lugar asociaremos a la extinta Matutano-.

¿Qué diantres hace una compañía dedicada a producir diabetes precoz y caries en los jóvenes del mundo globalizado fabricando patatas? ¿Qué sabe esa compañía de hacer colesteroladas frituras? Más de lo que parece, porque ¿acaso una película con los amigos no está frecuentemente acompañada de bebidas gasificadas y fritos varios, cuando no de palomitas? En una tesitura similar se encontraba Nintendo hace ya 4 años: unir los videojuegos –amigos- con la salud –en la familia nada importa más que el bienestar de sus miembros-.

Y así es como una costosa consola se equipara al más cotidiano bien de consumo: los alimentos. La Wii se enfoca no como una consola (que también, un producto blanco en el sentido más inmaculado de la palabra, apto para toda la familia) sino como en un gimnasio particular donde la foca de nuestra madre puede menear la mollas al son nipón. La realidad es que poco importa, como con los yogures, que haya un beneficio real sobre la salud mientras el usuario (o más bien el consumidor) piense que éste se produce.

El éxito de una consola que apela a los más bajos anhelos del gordo hipercolesterilizado, del aislado social esclavo de los demás, ambos símbolos modernos de la trágica degeneración humana fruto de las mieles del progreso tecnológico y la abundancia obscena. Un enfoque de teletienda a nivel global. El éxito de Wii y la fórmula Nintendo.

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULO y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Salud: El otro 50% de la fórmula Nintendo

  1. Andresito dijo:

    Y en esto que aparecen Microsoft y Sony, con la película por la mitad, y comienzan a hacer yogures para los que ya tienen la despensa llena.

  2. Kefka dijo:

    A mí, como jugador que adora la época dorada de Nintendo (NES-SNES), me da VERGÜENZA ver en qué se han convertido. Pero bueno, cosas de ser fanboy, aunque me haya tirado media vida jugando a juegos de Nintendo.

  3. GredXII dijo:

    Dónde está el sello de calidad Nintendo?!! Dónde?…

    • wabo dijo:

      Hombre, el artículo no es tan malo😄

      Lo cierto es que te iba a decir abajo a la derecha pero no, el sello de calidad ahora está por detrás, bien escondido entre las pijadas de copyright que nadie se lee y el código de barras (que no es un código que va por los bares de copas, sino el que te leen en la tienda para cobrarte el produscto en cuestión).

  4. Pingback: Recuerdos de los Cetra XVIII « Cetra Land

  5. yonkykong dijo:

    Lo siento pero no es la salud, es la diversión en grupo y crear efectos de boca a boca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s