Jak & Daxter: La frontera perdida – Análisis PSP

(Aunque se indica que es de PSP, es de PSP y PS2. Podéis ver las diferencias entre ambas versiones aquí).

“Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esta explicación que os debo, os la voy a dar. Que yo, como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esta explicación que os debo, os la voy a dar, porque yo, como alcalde vuestro que soy….”

Así te sientes cuando has fusilado los juegos anteriores de Jak: asqueado. Asqueado de no estar ante un mal juego, pero definitivamente, no uno digno de llevar el nombre que lleva. Lo que en el pasado era bello y fluido ahora es tosco y llano, suficiente para cumplir, pero no suficiente para la memoria jugona. Por ello, debéis ver mis palabras como lo que son, la queja de un seguidor del héroe de “Naugthy Dog”.

¿Por donde empezar? Por mencionar que en la primera partida la experiencia es notable, y no sobresaliente, porque notaremos que algo falla: los detalles. Es rejugándolo cuando se destapan todas sus carencias: los escenarios son lineales, cerrados e incoherentes. Lo mismo nos daña el agua que no, lo mismo podemos caer por un precipicio que no… el juego no invita a explorar, precisamente. Apenas un par de saltos requerirán precisión quirúrgica, y ni el propio hardware de PSP ni la nefasta gestión de la cámara en ambas plataformas (más sangrante si cabe en PS2) ayudan en la labor.

En su lugar, los disparos y los nuevos poderes de eco. Los primeros arrastran los mismos problemas de apuntado de “Jak II El renegado” y “Jak 3” a los que ya nos hemos acostumbrado, solo que en esta ocasión la disposición del cambio de arma es cuando menos incómoda y los enemigos son aún más lerdos. Los segundos, en concepto más atrayentes que los tradicionales (propios del eco oscuro y luminoso), se van al garete estando completamente contextualizados: el juego decide qué poder usar y cómo, sin dejar lugar a libertad de elección. Este hecho afecta tanto a los pasajes donde debemos crear plataformas como la resolución de puzzles (irrisorios) y las etapas de acción, dando como resultado un uso meramente anecdótico. Hete aquí que tenemos quizás el mayor problema a la hora de afrontar “Jak and Daxter: La frontera perdida”, que ha cambiado de género, pasando de ser un excelente “plataformas” a un juego de “aventuras” normal.

Esta inconexión interna se traslada, lamentablemente, a la forma de contar una historia previsible (las cartas se ponen sobre la mesa en la primera media hora) y claramente “alcoholizada” por los títulos pretéritos de Jak. Entre misión y misión, como siempre, tendremos secuencias de vídeo generadas con el motor del juego, aunque grabadas, que pretenden ilustrarnos la epopeya de Jak, Kiera y Daxter en busca del escaso eco verde que puede salvar el mundo.

Sin embargo, la historia no da para tanto. High Impact, en un intento de paliarlo, ha incluido unas satisfactorias fases de vuelo y unas nefastas fases controlando a Daxter “oscuro”. Estas no solo rompen la dinámica jugable, sino que ponen poco empeño en ocultar que están metidas con calzador; la monstruosa transformación del “Relampago Naranja” no resulta ni medianamente convincente.

Tampoco convence la perenne existencia de las esferas Precursor: dejan de ser un premio y pasan a ser una rutina. Y lo que desde luego no convence son los anodinos, forzados y hastiantes Quick Time Events que debutan innecesariamente en los juegos de Jak. Podemos volver a jugar para lograr nuevas armaduras, más mejoras para el arma, completar la evolución de los poderes de eco, descubrir algunas (pequeñas) zonas nuevas y potenciar las cualidades de combate de las naves. Pero realmente, no hay motivo para ello. Lo que veamos por vez primera es todo lo que veremos, y aunque no se os van a caer los ojos de vergüenza si se os pueden quedar marcadas unas tristes ojeras.

Si nunca has probado un Jak la historia y ciertos acontecimientos te cogerán totalmente a contrapié, pero a cambio jugablemente será mucho más satisfactorio (os recomiendo en este caso el avance que hicimos de la demo, complementaria a este análisis). Si ya has jugado a los Jak tienes que pasar el trámite; intenta no sufrir demasiado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ANALISIS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Jak & Daxter: La frontera perdida – Análisis PSP

  1. Dath dijo:

    ¿Qué te ha hecho la marca Hacendado para ponerla a prueba de un modo tan salvaje? Es que ni un kilo de Valium sirve para calmarte después de haber padecido “eso”.

    Un saludo.

    • wabo dijo:

      Ya sabéis que los bloggers usamos siempre marcas de primera línea; ¿el resultado hubiese sido diferente con otra tila? Quien sabe… es una de esas cosas que la humanidad nunca llegará a saber, como cuantas operaciones de estética se hizo MJ, o si chicle Boomer de regaliz aún existe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s