El efecto 2010

Pongámonos en situación: año 1999, 12 de diciembre, 23:59. El Día del Juicio Final ha llegado. Suicidios en masa, orgías multitudinarias y revelaciones antes inconfesables están a la orden del día. Miles de religiosos avisan de la importancia de la redención. Los tecnoescépticos adoptan su merecida actitud de “os lo dijimos”. Millones de tostadoras, frigoríficos y lavadoras están encerradas bajo llave en casas de todo el mundo, a pesar de que sabemos que nada se puede hacer para detener su avance.

Entonces llega la última campanada y, con ella, el año 2000. Silencio. Miles de millones de vidas han pasado por delante de los ojos de sus correspondientes miles de millones de personas, que esperan con los ojos cerrados que sea rápido e indoloro. Uno de ellos abre un ojo. Luego, otro. No tiene explicación para lo que ve, así que va a alertar a la persona más cercana. Ésta, a otra. Y así hasta que no queda nadie con los ojos cerrados. No hay máquinas descontroladas destruyendo todo a su paso. No hay inteligencias artificiales esclavizando a los humanos y convirtiéndolos en baterías orgánicas para su alimentación. Skynet (algunos lo conocéis como Google) está de resaca y todavía no se ha despertado. No hay ni rastro del Efecto 2000. ¿Ha sido todo una farsa?

No, amigos. Ni mucho menos. Lo que pasa es que el Efecto 2000 tiene clase y sabe que desatar la hecatombe cuando todos la esperan no sería lo suficientemente elegante e ilustre como se espera de alguien como él. Para ser alguien en esta vida hay que ser sutil, y eso es algo que sabe cualquier amenaza para la humanidad que se precie. ¿Por qué atacar cuando todos están preparados? ¿Por qué exponerse a no estar a la altura de las expectativas? Por eso, el Efecto 2000, como ser superior que es, prefirió posponer su llegada y hacer acto de aparición cuando nadie lo esperase, cuando todos se hubiesen olvidado de él.

El día elegido para ello ha sido hoy, 1 de marzo de 2010. Anoche, al llegar las 00:00, el mundo se colapsó. Millones de vidas llegaron a su fin. Esta vez no hubo orgías, ni confesiones. Sólo suicidios. Millones de personas que eligieron saltar al vacío antes que soportar los estragos causados por la catástrofe. Y, curiosamente, casi todos ellos con una PlayStation 3 colgando del cuello. Se estima que sólo en el Mediterráneo hay cadáveres suficientes como para poblar España… Dos veces.

Sí, señores. El fin del mundo como lo conocemos ha llegado. Y el artífice no ha sido Skynet. Ni el arquitecto de Matrix. Ni siquiera el simpático robot de Perdidos en el Espacio con un cable cruzado. Sony es y ha sido siempre el enemigo de la humanidad. El Sony Timer fue sólo un aviso antes del verdadero cataclismo, el ahora rebautizado como Efecto 2010 (en latín clásico, 8001050F). Kaz Hirai no existe, es una subrutina del Programa de Control Maestro. Anoche, al cobrar vida como inteligencia sentiente, el brazo armado de Sony, SCE, decidió que los millones de usuarios de PlayStation 3 no tenían derecho a seguir usando su infraestructura de red y los invitó a viajar al pasado. Concretamente, al 1 de enero de 2000. ¿Casualidad? Ni mucho menos. El Plan Maestro está en marcha.

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULO y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El efecto 2010

  1. Pingback: “Error 8001050F”, fallo generalizado en PS3 « Soy un Jugón… ¡Y estoy orgulloso de ello!

  2. Mago blanco dijo:

    Plas Plas Plas. ¡¡¡¡ Genial !!!! No puedo decir otra cosa😄.

  3. Pingback: Recuerdos de los Cetra XI « Cetra Land

  4. GredXII dijo:

    Genial, sin palabras, de hecho creo que te has ganado una mención😉

  5. Pingback: Recuerdos de los Cetra XXIII « Cetra Land

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s