La película de Ninja Gaiden es real

¿Procedes de un país oriental recientemente anfitrión de los Juegos Olímpicos? ¿Tienes una tienda repleta de productos de dudosa calidad? ¿Las películas porno se te mezclan con las de artes marciales? O peor aún… ¿No eres capaz de sacar el stock de películas antiguas de artes marciales?

Si la respuesta a todas estas preguntas es “si” te complacerá saber que alfagamer piensa en ti y te trae la solución a todos tus problemas (menos a lo de ser chino, se siente).

¿Mi alma de vendedor de teletienda? Rotundamente ¡si! (ahora a mitad de precio). Cuando uno va a un chino se puede esperar cualquier cosa, entra dentro de la dinámica riesgo-recompensa inherente a comprar DVDs baratos, bolis baratos y, en general, aparatos electrónicos con propensión al abuso de carcasas de plástico que se rompen con solo mirarlas. De vez en cuando olisqueas a ver que nuevas joyas han traido nuestros amigos orientales (reconocedlo, habéis entrado alguna vez a un chino solo a pasearos y toquitear todos los juguetes que pone “Try me!!” -y los que no-).

Cuando llegas a la  “sección” de películas tienes dos opciones: porno o no porno. Dentro del no porno podríamos hacer tres subdivisiones: western de serie B, antiguallas de serie B y artes marciales de serie B (en el mejor de los casos). Lo que desde luego no esperaba encontrar era una película de 1984 titulada “Ninjas de la justicia”, que lucía sin pudor en la portada un flagrante caso de “pasamiento del copyright por el forro de mis amarillos huevos“: Ryu Hayabusha se había pasado al mundo del cine. Y alfagamer, wabo mediante, dejó constancia del hecho.

Ninja Gaiden... claro, claro...

Atención a las impresiones de Caith_Sith del debut de Ryu en el cine.

1984, Filipinas. El cine está en su mejor momento y toca techo con esta producción que sirve de nexo a las culturas americana, japonesa, filipina y española. Cóctel racial, cóctel ganador. El director de esta Obra Maestra es un español renegado que se piró en los 70 a filipinas a protagonizar películas de acción de serie B. Además de realizarla, la protagoniza, basándose en un guión de algún tipo de clon de Ken Watanabe (así se llama el artífice de esta reflexión sobre la existencia y el Ser). El resultado, una vez más: brillante. La lista de ingredientes de esta maravilla del séptimo arte es digna de mencionarse:

– Música de Blade Runner. Sí, la compuesta por Vangelis, pero aquí firmada por otro tío aleatorio.
– Muertes absurdas, como la de un negro nada más empezar la película.
– Escenas cómicas para el recuerdo, como cuando un policía muere atravesado por una “flecha de papel”.
– Viajes por varios lugares del mundo: América y Japón como hasta ahora nunca se habían visto.
– Un doblaje al castellano que da risa.
– Referencias a películas de Kurosawa, de Kubrick, así como otras tipo El exorcista o Altered States. Sirvió además como fuente para otras obras mayores como Street Fighter de Van Damme.
– Juegos de cámara que dejarían en mal lugar a Antonioni.
– Estilo de fotografía que a posteriori plagiaría vilmente Christopher Doyle, habitual de Wong Kar Wai.
– Tetas, tetas y más tetas. En la ecuación sólo faltan robots.
– Protagonista con cara de mármol.
– Bullet Time en el último combate. John Woo no ha tenido huevos a reconocer que se inspira en Ninjas de la Justicia para crear su cine.
– Guión lleno de frases filosóficas, como “Las disculpas son como el rayo de sol después del huracán. Es precioso, pero inútil.”

Obra Maestra capital del expresionismo filipino, del cine de artes marciales, cargado de reflexiones filosóficas y momentos de buen cine, una suerte de película que no ha trascendido ni es considerada como se merece: un icono del séptimo arte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en VARIADO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s