¿Retro? No, gracias…

¿Retro? No, gracias...

No tenía pensado hablar sobre los juegos retro. Es demasiado tópico, el tema recurrente de cualquier blog de videojuegos cuando no sabe de que hablar. Se echa mano de la chistera de las antiguallas y se cocina una entrada la mar de cultureta con algo de memoria y la amiga wikipedia, como muy bien apuntaba el señor Subaru en GameArt.

Pero esta entrada no va a destacar las innegables bondades de ciertos títulos antiguos a los que su calidad, la nostalgia y la pérdida de memoria selectiva les dan un look muy favorable. No, os quiero hablar de las auténticas mierdas como pianos (sin destacar ninguna en concreto) que comparativamente nos comíamos día si, día también en los albores de nuestra afición.

Esta bella, a la par que elegante entrada viene a colación de mi partida en “Half Life Source”, esa bolsa de pus que Valve tuvo la desvergüenza de vender junto a “Half Life 2” como si de una joya se tratase, y que años después el pariente lejano de “Duke Nukem Forever” por méritos propios, el mod “Black Mesa”, quiere borrar de nuestras mentes a base de gráficos como mandan los cánones, aunque esto podría no ser suficiente si hereda las taras de su padre espiritual.

El tema es que “Half Life Source” (y por extensión, el “Half Life” original) es aburrido y pasillero a rabiar. No solo eso, es que la máxima complejidad que podremos encontrar a la hora de resolver un puzzle será poner tres cajas alineadas para poder saltar sobre ellas y darle a una palanca que abra una puerta (o peor aún, tener que hacer de niñera para que la abra otro).

– ¡¡Sacrílego!! ¡¡Flamer!!
– ¡¡Qué os foll* un pez!!

Eso entraba en los cánones de la época en que fue desarrollado. Pero por favor, que nadie me venga a exaltar sus bondades hoy en día… porque no existen. Los escenarios son angostos, solo hay una ruta de A a B, tiene más scripts que “Modern Warfare 2”… Estaba bien en su momento, ahora no. Ya estoy cansado pegarme cabezazos contra la pared en mi búsqueda de setas alucinógenas, todo para que al final un señor muy raro me diga que “mi princesa” está en otro “castillo”.

Cansado de ser un humilde granjero que a base de introducir repetidamente en un esotérico menú el comando “Atacar” salva el mundo por un motivo olvidado o que ya no llego a comprender. Cansado de buscar la tarjeta azul para abrir la puerta de idéntico color que me de acceso al ascensor que me llevará hasta la tarjeta roja que abre la puerta de ídem color para enfrentarme a unos enemigos tras los cuales se esconde la tarjeta verde que…

Doom y las jodías tarjetas de colorines...

Y es que cada vez que un juego actual repite estas mecánicas obsoletas una y otra vez me invade un sentimiento similar al que me produciría un gigantesco bate de béisbol impactando a una velocidad superior a 20 km/h en la región pélvica, algo por debajo del orificio de profundidad variable comúnmente conocido como ombligo, entre la parte superior de las dos extremidades inferiores también llamadas piernas.

Si quiero matar al mismo señor de pixelada cabeza y recorrer estrechos pasillos para encontrar tarjetas de alta seguridad que cualquiera puede hallar y manejar con total soltura me pondría el antiguo juego que cumpliera con esta descripción a la perfección, no con la copia en alta definición con cuatrocientos veintisiete “shaders” diferentes, cuyo protagonista, calvo e hipertrofiado, tiene menos carisma que un científico gafotas mudo del MIT reconvertido en supersoldado (y no miro a nadie, señor Freeman). Otro motivo para odiar la gafapasticidad vintage (patente en curso) es la justificación de la exacerbada dificultad de los juegos antiguos.

-Es que antes éramos unos “jarcors” de verdad.
-¡JA!

Antes teníamos relativamente pocos juegos; por malos que fuesen, les sacábamos todo el partido posible y además, en realidad duraban un suspiro. ¿Habéis jugado a vuestra joya preferida en un emulador con el truco de invencibilidad? Yo si, y hasta que lo hice no me di cuenta de que el aparentemente largo Pagemaster (Guardián de las Palabras) de Megadrive duraba apenas 2 horas y media (alargándolo mucho).

La desquiciante dificultad o la ausencia de “Continues” eran un modo de enmascarar, por un lado irrisoria duración de los juegos, y por otro la limitación técnica de no poder salvar partida (aunque esto se podía subsanar mediante passwords). Si, nos pasábamos los juegos y nos sentíamos por unos momentos los reyes del universo… a puro de gastar horas y horas delante de la pantalla de la tele (o recreativa, los más pudientes) recurriendo al ensayo y error, al recuerdo milimétrico de la posición de los enemigos, sus ataques y trampas en escenarios laberínticos diseñados por una mente perversa.

Esa misma mente debía ser la causante de las imprecisiones en el manejo, o simplemente las horribles combinaciones de botones necesarias para hacer algunas acciones. Probad un FPS antiguo como “Quake” o el ya mencionado “Half Life” e intentad saltar a donde vosotros queráis. Es imposible. Probad de nuevo “Shogun: Total War” y os sentiréis mancos por un día. ¿Plataformas? Mejor no hablar de las rocas que no eran rocas, los huecos maquiavélicamente medidos, los errores en la detección de colisiones…

GeOW... MIAU!!

Cuando os riáis de “Assassin’s Creed” y sus muertes con un solo botón recordad el pasado. Cuando os moféis de “Gears of War” por su cantidad de blur por centímetro cuadrado recordad el pasado. Cuando, en definitiva, les saquéis los colores a los juegos actuales… no os engañéis, antes no estábamos mejor. Lo retro también puede apestar.

Y mucho.

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULO y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a ¿Retro? No, gracias…

  1. Kefka dijo:

    Ya que has nombrado el Half-Life, en su día no lo jugué. Años más tarde me puse con él y me quise tirar por la ventana. No aguanté más de 20 minutos.

    Estoy bastante de acuerdo en casi todo lo que dices. Respecto a la dificultad, en casi todos los juegos antiguos, esto consistía en hacer un ridículo autorespawn de enemigos cada 2 segundos y scriptear sus movimientos de la manera más perra posible. Prefiero la dificultad de hoy en día, que aunque no desespera tanto al menos es mucho más realista.

    • wabo dijo:

      Yo echo de menos, sobretodo en los FPS, 3 cosas (dos de las cuales tiene Killzone 2 y es quizás lo mejor del juego):

      -poder disparar ráfagas sin mirar combinado con…
      -que un par de balas te maten combinado con…
      -IA decente.

      La combinación sería OSOM. Señores de Guarrilla, espero que estén tomando nota…

  2. Mago blanco dijo:

    Curioso artículo. La verdad es que yo half life llegué tarde y a destiempo. Con lo cual nunca he podido pasármelo, no estaba mal pero…

    En cuanto a la dificultad totalmente en contra. Hay juegos antigüos largos y jodidamente difíciles (Rayman). Si un juego es difícil y largo, 2 veces bueno. Sino que se lo pregunten a ninja gaiden. Yo estoy a favor de hacer dificultades para todos los gustos, cosa que muchos juegos logran y otros se quedan por el camino.

    Por cierto si nunca habéis probado el doom en cooperativo a la máxima dificultad os lo aconsejo. Me viene a la cabeza para compararlo cierto juego de zombies con 2 entregas a sus espaldas😄. Aun encima en doom te quedas sin munición más rápidamente.

  3. Ragna dijo:

    Un juego de más de diez años hay que mirarlo necesariamente con una visión de diez años. Intentar disfrutarlo hoy sin haberlo disfrutado en su día es imposible y ponerlo a la altura de la mierda por la misma razón es ridículo. Yo me pasé Half-Life en su día con sus correspondientes expansiones y hace cosas de un año volví a pasármelos tras resucitar mi cuenta de Steam. Sea por los buenos momentos que me dio en su época o sea por lo que sea, la cuestión es que volví a disfrutarlos como entonces.

    Es evidente que desde entonces han habido mejoras en miles de aspectos de sus correspondientes géneros, pero ha sido precisamente gracias a juegos como esos, que de alguna manera u otra supusieron un antes y un después. Half-Life, precisamente, es el padre, la madre y la familia entera de los FPS actuales.

    • wabo dijo:

      Ojo, en su momento digo que era bueno. En su momento. Lo que no se puede hacer es, como hacen por ahí, re-analizarlo y soltar polladas como la increíble IA que tiene o que tenía gran libertad, porque son mentiras como catedrales.

      Más que eso quería romper un poco con el “esa textura está poco definida” del que yo mismo peco en ocasiones para recordar que los juegos retro también tenían sus fallos. Y bien gordos, solo que nuestras propias espectativas y la tecnología estaban a otro nivel😉

      @Mago blanco Rayman podría ser considerado la excepción que confirma la regla. Claro que había juegos largos, cualquier RPG, por ejemplo.

  4. Interesante artículo😉

    Personalmente, no es que sea amante de lo retro; más bien los disfruto ahora porque en su momento no tuve la ocasión de probarlo. Half-Life lo jugué recientemente y me gustó. Quizás sea que los conocimientos que tengo al respecto de juegos similares (de la época y actuales) no sean suficientes o simplemente me conforme con menos😉

  5. Andresito dijo:

    Lo siento señor, pero no estoy de acuerdo. A los juegos “retro” les pasa lo que a las películas antiguas, que hay que saber verlas, o para el caso, jugarlos. Por ejemplo: hoy en día quizás no te entren así por las buenas las 3 horas y media que dura “Los 7 samuráis”, a pesar de que cuando salió hace más de medio siglo fue la hostia en patineta (¡con efectos de cámara lenta y todo!). Sin embargo, si te coges una buena bolsa de palomitas con caramelo y te preparas para ver una de las películas en blanco y negro más épicas de la jodida historia, la disfrutarás como un enano viendo Avatar. Y lo mismo pasa con los videojuegos: si sabes que vas a jugar a un título con una jugabilidad y unos gráficos del siglo pasado, y te preparas adecuadamente, lo disfrutarás como un enano bastardo jugando a Modern Warfare 2.

    • wabo dijo:

      Objection!!!!

      Las joyas videojueguiles no son atemporales en el sentido de que da igual cuando las veas porque siguen siendo igual de buenas. No.

      Por eso cuando alguien juega ahora a MGS (-juas-) le puede parecer un ñordo de proporciones épicas. En su momento, en ese contexto, fue genial. Hoy en dia no lo es. Lo que denuncio es que no me puedes venir, por ejemplo, con que tiene un argumento que para si quisieran grandes superproducciones (bueno, Avatar si) porque es un pastel. O que en el RE el contro era perfecto para dar “sensación de angustia” porque era simple y llanamente un despropósito (claro, te angustiaba de pura frustración y lerderismo).

      Esa retro-exaltación es la que yo denuncio. Pero por supuesto, como ya he dicho en los comentarios y digo en el artículo, si se quiere ser justo con el juego se tiene que hacer un viaje en el tiempo y jugarlo como “Dios lo trajo al mundo”. Así se entiende el éxito de Half Life (que aún así es bastante ñordo, para mi gusto), o de los laberintos reconvertidos en laboratorios de Doom, o…
      😉

      PD: O afinando más aún… el manido tema de la dificultad de los juegos antiguos. Es gracioso que se diga que los juegos actuales son fáciles cuando la mayoría de la gente se los pasa en fácil o normal… normal que digan que son fáciles. Solo que ahora se es más sutil/cabrón subiendo la dificultad, y antes siempre estaba en modo “cabronías”.

  6. Mago blanco dijo:

    No te metas con metal gear… Que el enfrentamiento con spicomantis es y seguirá siendo siempre uno de las mejores escenas de los videojuegos. Y eso que mi metal gear preferido sin haber jugado al 4, es el 2 ¡ Raiden mola !

  7. Adol3 dijo:

    Andresito for PRESIDENT!!!!😄 Wabo,estoy de acuerdo con el ilustre señor de la katana,lo antiguo hay que entenderlo.A mi los juegos actuales,salvo honrosas excepciones,me parecen un truño HD con mucha accion y poca jugabilidad. Metal Gear siempre has sido KK.Saludos

  8. Laocoont dijo:

    A mi me gusta el retro…sniff, sniff…cualquier tiempo pasado fue mejor y esas cosas que se dicen…me estaré haciendo viejuno?

    A mí el Megaman sigue pareciendome grandioso y los Sonic en 2D mucho mejor de lo que hay ahora…

    En fin, lo dicho me voy a comprar un bastón para apoyarme…me estoy viendo…

    • wabo dijo:

      Lo retro mola cuando está bien hecho (por los arcades si que no pasa el tiempo :D), pero el pasado, mejor dejarlo atrás. No hay que resucitar viejos muertos, si no traer a la vida “nuevos vivos”.

  9. Vodoo dijo:

    Prueba el Prinny plataformero de la psp…

    Es un juego de la super o la mega drive… Exactamente komo tu dices obstaculos medidos con precision y con mala leche y esas cosas xDD
    Y luego el juego son 7 u 8 pantallas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s