Call of Duty: Modern Warfare 2 – Análisis 360

analisis MW2

‘Call of Duty: Modern Warfare 2’ es el juego del año, se lo ha ganado a pulso con el que probablemente es el título más completo de la temporada. No sólo ha conseguido vencer la expectación, sino que además, tal y como revelaremos en el siguiente análisis, ha superado con creces todo lo que esperábamos de él. *

Desde el punto de inflexión que supuso el primer Modern Warfare abandonando los conflictos de la II Guerra Mundial, Call of Duty, se ha convertido en una saga fetiche a todos los niveles: un título de masas, ansiado, seguido, esperado y jugado hasta la extenuación semana a semana incluso meses después de su lanzamiento, de esos que todos los medios elogian, de los que consiguen los Metacritic más altos, y que vende fácilmente más de 15 millones de unidades. Fue por ello que el 11 de febrero, debut de su secuela directa, supusiera el inicio de una vibrante cuenta atrás que culmina finalmente hoy.*

Tampoco entraré en demasiados detalles para evitar los spoilers en la medida de lo posible ya que este juego es para disfrutarlo con las nuevas experiencias y sensaciones que aportan y comentarlas aquí reduciría considerablemente el “factor sorpresa”.*

La historia continúa los acontecimientos que protagonizamos en su anterior entrega. Ahora, Makarov y su grupo terrorista ponen en un altar (prácticamente) a Zakhaev, el mismo que vestía y calzaba en Modern Warfare, para convertirlo en mártir. Los brutales acontecimientos posteriores provocan una ruptura de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos, así que os podéis imaginar lo que ocurre tras eso. Si bien el planteamiento es sencillo, la trama se complica con la inclusión de varios intérpretes que harán que se divida en un par de vertientes.

El guión es bastante digno y tiene unos cuantos giros inesperados que mantendrán la tensión durante las –escasas, eso sí- horas de juego. ¿Podría estar organizado de manera diferente para una mejor comprensión? Quizás, pero a poco que estemos interesados en lo que ocurre y no nos centremos en disparar y disparar sin sentido, lo cazaremos todo al vuelo. En mi opinión, está resuelto de una manera inteligente para que sepamos qué ocurre en cada frente de batalla y para que no soltemos el mando cada vez que finalice una misión.*

Oh, la inmersión. Digan lo que digan, opinen lo que opinen, la clave del anterior Modern Warfare no era otra. Tampoco lo es la de éste. Es asombroso lo mucho que llegas a meterte en la piel de Allen, Roach o Ramírez, no por empatía —¿cómo ibas a tenerla si no sabes un carajo sobre ninguno de ellos?—, sino por cómo te hacen partícipe de sus enfrentamientos y sus tiroteos. Infinity Ward sigue presentando y controlando como nadie lo épico de la Guerra para sumergirte en ella como, cuando y donde quiere. Dirigen tan bien la acción, plantean tan bien cada momento, que no darles el control absoluto sobre el desarrollo de cada misión sería una tontería.*

En última instancia debemos recordar que la polémica ha rodeado ya a Modern Warfare 2 antes de su lanzamiento por una escena que se ha filtrado a través de Internet ambientada en el Aeropuerto Internacional Zakhaev (sic). Los detalles del nivel no los ofreceremos para conservar la experiencia, aunque sí comentaremos que se trata de una de las vivencias más impactantes y desagradables que hemos vivido con un mando en las manos. El videojuego, consciente de la controversia que puede generar, pregunta al aficionado al comienzo del videojuego si desea verla o no, advirtiéndole de su carácter durísimo y que puede herir su sensibilidad. No está en nuestro trabajo el juzgar moralmente si esta parte debería estar o no incluida en la campaña individual, de modo que sólo diremos que con ella el videojuego justifica sobradamente su calificación +18.*

Técnicamente Modern Warfare 2 se apoya en la última revisión del motor gráfico acuñado por el propio estudio, el IW 4.0, que presenta pequeñas mejoras con respecto a los resultados vistos en World at War. Entornos de tamaño superior, mayor detalle visual, y más eficiencia en el renderizado. Visualmente es cierto que se aprecia más extensión en los escenarios abiertos, con momentos que quedarán grabados en la retina de los jugadores: el asalto a la base rusa en plena tormenta de nieve, la emboscada a los Rangers en Afganistán, la persecución y huída entre un barrio entero de favelas en Río de Janeiro, y especialmente el regreso a Estados Unidos. Memorable.*

El resultado gráfico además gana puntos gracias a la variedad de texturas y entornos de cada lugar de las misiones, jugando con el realismo de localizaciones reales y unos colores vivos. Hay abundantes objetos con los que interactuar, ya sean decorativos o destruibles, como muchos de los parapetos que encontramos, y que según el material, podrán ser atravesados con mayor o menor dificultad; una puerta de madera tras la que se esconde un enemigo deja de ser un obstáculo ante las armas más potentes del arsenal disponible.*

Si nos metemos un poco en el detalle del combate, es muy destacable que se haya solucionado el problema de los checkpoints invisibles. En los anteriores juegos siempre había un punto que tenías que cruzar para poder avanzar; de otro modo seguían viniendo enemigos hasta el infinito. Sin embargo en Modern Warfare 2 la cosa cambia y los jugadores que prefieran acabar con todos los enemigos del escenario podrán hacerlo. Eso va especialmente bien con la dificultad de Veterano, porque dependes más de tu habilidad que de la suerte. Y también afecta al diseño de los escenarios, que son algo más abiertos y proponen varias rutas de avance. Hay que elogiar profundamente el trabajo que han hecho en este sentido. Es totalmente distinto avanzar en el interior de una casa o de cobertura en cobertura en campo abierto; y todo, todo, está puesto ahí por algo. Lo mismo que las armas, muy variadas y a la disposición del jugador para que avance con la que más le guste.*

Hay mucho más que hacer en Modern Warfare 2 de lo habitual en esta saga. Si con el ya de por sí –casi- incombustible modo multijugador tendríamos para muchísimas horas de puro vicio, Infinity Ward ha incluido un genial modo de Operaciones Especiales para hacer más ameno el juego, tanto en solitario como en compañía. Y es en compañía como más se disfrutará, de eso no hay duda. Estas 23 misiones nos pondrán en situaciones nuevas o similares a las de la campaña, en las que conseguiremos hasta tres estrellas dependiendo del nivel de dificultad que escojamos para afrontar el reto. Merecen mucho la pena, y son el complemento perfecto para estar más tiempo disfrutando del título.*

Y finalmente llegamos a la joya de la corona. Eso que consigue mantener vivo un Call of Duty durante meses y años. De hecho tanto COD: World at War como Modern Warfare todavía ocupan, uno y dos años después de su lanzamiento, los primeros puestos de los títulos más jugados online en la actualidad. Pidiendo disculpas a los veteranos de la saga por repetir esto, recordaremos que el multiplayer por Internet de Call of Duty se basa en ganar experiencia en los diferentes enfrentamientos para subir de nivel -basado en una escala de rangos militares- con lo que nuestro personaje va adquiriendo mejoras en armamento, Perks, recompensas Killstreak y otros alicientes, como títulos y emblemas. Durante la partida también recibiremos bonuses tras haber completado acciones especiales, por ejemplo, vengarnos de alguien que nos mató anteriormente, haber salvado a un compañero de una muerte segura, recuperarnos tras varios minutos sin haber conseguido un solo frag o con una racha de muertes con diferentes armas.*

Después de unas cuantas horas online, me sabe mal haber dudado de la capacidad de estos señores para equilibrarlo absolutamente todo. Ni el sensor de ritmo cardíaco, ni la posibilidad de usar dos accesorios por arma con la ventaja de Brillante, ni las recompensas por rachas personalizables, ni… Cada uno de los añadidos aporta algo sin restar nada y hace falta probarlo para dejar de creer que es imposible. Incluso los modos en tercera persona, que no dejan de ser una chorrada, es más resultón de lo que podría parecer. Vale la pena probarlo aunque sea para comprobar que nuestro soldado también tiene pies —y quiero vérselos con la vista subjetiva en la siguiente entrega, amigos—.*

El sonido, apabullante. Se podría empezar por la recreación de cada arma, o el acertado doblaje, variado, pero especialmente por la cantidad de diálogos que inundan cada partida. Muchos comentarios y gritos son puramente ambientales, pero la mayoría son frases que van desarrollando la acción sin detenerla en ningún momento –el número de secuencias cinemáticas es prácticamente nulo- y sirven como alerta ante ataques inminentes, granadas o posiciones enemigas. El sonido forma parte del juego tanto como los gráficos, y no sólo como un extra; expande la ambientación hasta límites insospechados. Y por supuesto, la banda sonora. Si en Modern Warfare colaboró Harry Gregson-Williams, Modern Warfare 2 da un paso más allá con la inclusión de su “maestro”, Hans Zimmer, autor de algunas de las mejores bandas sonoras de películas de acción como la nueva saga de Batman, Piratas del Caribe, Black Hawk Derribado, Gladiator y un sinfín de grandes superproducciones. Su sello se nota en la acertada mezcla de música orquestal y electrónica, que eleva la tensión en todo momento.*

Si tuviésemos que puntuar sólo la campaña para un jugador seguramente este análisis tendría uno o dos puntos menos, porque realmente lo que añade respecto a su predecesor son unas bases algo más sólidas y un pulido general. Pero por suerte Infinity Ward aterriza con —además de la misión del aeropuerto— Special Ops, que bien podría ser otro juego que se vendiese por separado, y con un multijugador antológico en todos los sentidos. Podrían haberse limitado a hacer unos pequeños cambios pero vuelven con más y mejor. Entonces la cosa cambia, y mucho. Si valoramos el retorno que tendremos tras nuestra inversión sólo podemos llegar a una conclusión: cómpralo, juégalo y disfrútalo, porque pocos productos dan tanto por tan poco.*

Una vez finalizado el juego te quedas con ganas de más y se hace casi obligado pasártelo en varios niveles de dificultad para exprimirlo al máximo. Modern warfare 2 no tiene el factor sorpresa como Call of duty 4 pero gracias al respeto que se ha ganado entre los más jugones será un éxito garantizado.*

Espero que os haya gustado el análisis; si no os queda algo claro, podéis encontrar más información aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ANALISIS, VARIADO. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Call of Duty: Modern Warfare 2 – Análisis 360

  1. Chikedor dijo:

    Hostias, acabo de pillar el análisis. Qué cabrón que eres XDD

  2. Scope131 dijo:

    A nosotros no nos has podido fusilar nada de este porque todavia no lo hemos publicado… XD

  3. Chusfortune dijo:

    En consolas puede estar bien pero en PC a sido la gran decepcion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s