Los FPS que queremos… y las compañías no hacen

Hablando con uno de nuestros lectores sobre el futuro de determinadas sagas, me vino a la mente esa frase repetida a lo largo y ancho de los internetes:

Estoy hasta los ******* de la 2ª Guerra Mundial.

Y comparto esta opinión, aunque parece que no hemos llegado aún al punto de saturación; ahí están las ventas de “Call of Duty: World at War”. Nadie me discutirá que la fórmula de los FPS está lejos de evolucionar; sin embargo, podría bastar con alguna buena idea y una correcta ambientación para dar una nueva vuelta de tuerca al género…

  • Visitemos Vietman: para que negarlo, Apocalypse Now se puede llegar a hacer muy cansina, pero nos ha dejado algunas de las escenas y frases que pasarán a la historia. Solo hay un problema: la guerra de Vietnam la perdieron los estadounidenses. Mostrar al jugador la brutalidad de la guerra, ofrecerle un entorno de combate donde todo está en su contra, que le obligue a estar en tensión, la posibilidad de participar en acciones a gran escala, y sobretodo, recordarle que Rambo solo era un personaje, que los jovenes americanos murieron en una selva perdida de la mano de Dios, prácticamente, para nada. Sería un planteamiento duro tanto desde el punto de vista del desarrollo como a la hora de transmitir sensaciones al jugador, idóneo para un nuevo “Operation Flashpoint” o “ARMA”. Del otro lado, también se plantea una atractiva posibilidad, dado que nunca hemos encarnado a un charlie. Proteger cada centímetro del terreno, sorprender al invasor, utilizar la selva como un arma… a veces para comprender al enemigo necesitas ser el enemigo.
  • Visitemos Alemania: si, otra vez. Pero esta vez, por favor, vamos a matar franceses, ingleses, comunistas y americanos. Vamos a encarnar a un soldado del ejercito nazi. La mayor parte de juegos con modo multijugador ambientados en la II Guerra Mundial permiten manejar a los alemanes… pero, que ahora me venga a la mente, ninguno hace lo mismo en el caso de las campañas  de un solo jugador. Seguro que el juego desataría todo tipo de polémicas. ¿Porqué? ¿Por encarnar “a los malos”? Sería muy injusto tanto para los pueblos germanos como para las victimas del nazismo hacer tal simplificación. Un juego de este tipo permitiría mostrar las penurias del crudo invierno ruso, la rapidez de la Blitzkrieg, y la mortífera confianza ciega que llevó a los alemanes a la derrota, entre otras muchas cosas.
  • II GM

    I GM

  • Visitemos Alemania (y II): si, otra vez. A lomos de un caballo, con una reluciente armadura… cayendo bajo las balas de un pesado, lento, torpe y “novedoso” tanque. ¡La I Guerra Mundial! La antesala de la guerra de guerras, el comienzo de la guerra de trincheras, una contienda larga y agotadora tanto para el ejercito como para la psique de los pueblos en conflicto, donde cambiaron las bases de la lucha armada para siempre, demostrando que las viejas técnicas ya no funcionaban… a base de un cruento proceso de ensayo y error. Con un juego de este tipo diríamos adiós a la velocidad “fugaz” de productos como Call of Duty, pasando a una lucha sucia, donde moría más gente viendo cara a cara al enemigo mientras uno de los contendientes era asesinado con una bayoneta clavada en el estómago, que por las balas. En realidad, iría como anillo al dedo a esta generación, dada la predominancia de tonos marrones y grises.
  • Visitemos África: si hablar de conflictos relativamente recientes donde han muerto millones y millones de personas puede hacerme caer facilmente en la frivolidad, hablar de África es directamente ponerme la soga al cuello. El contienente africano está inmerso en una continua guerra global-local, donde se mezclan intereses petrolíferos, mineros (metales y minerales), luchas tribales, venta de armas, luchas religiosas… una incómoda realidad que es más fácil ignorar. Juegos como “Far Cry 2” hicieron un acercamiento aséptico recientemente (ni el terreno ni las  situaciones eran reales), pero aún no hemos podido participar virtualmente en ninguno de los conflictos que resquebrajan el continente más pobre.
  • Visitemos… : hasta ahora solo hemos hablado de guerras reales, enfoques reales. Queda de la mano de las desarrolladoras devanarse los sesos para ofrecernos juegos frescos y divertidos (si lo pensamos, que diversión tan extraña la de tirotear hasta la muerte personas -aunque sean ficticias-). Portal, Mirror’s Edge… ambos, con dos acercamientos distintos, han aportado visiones refrescantes al panorama de los FPS. Porque no todo tienen que ser marines espaciales hipermusculados sudorosos…

En el futuro cercano es más que probable que volvamos a hablar sobre este tema.

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULO y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los FPS que queremos… y las compañías no hacen

  1. nacho134 dijo:

    Un artículo muy interesante Wabo. También escasean las películas que nos muestran la 2GM con protagonismo del ejército alemán, no digamos los videojuegos. Sería un ejercicio muy muy curioso retrotraerse a la época previa a las grandes guerras. Hablo de un (XD) CoD Napoleonic Warfare. Grandes batallas en las que debido a la escasa precisión de las armas (entre otras cosas todavía no se usaba estriado en el cañon y la bala se desviaba metros hasta llegar al objetivo) se apuntaba totalmente “a bulto”, se tardaba en cargar el mosquete varios minutos hasta que se hacía inevitable la carga a bayoneta o sable. O ya puestos de las grandes batallas de los tercios españoles (para escribir una enciclopedia). La imaginación es libre😄.

  2. >_ dijo:

    No olviden los juegos de the Old West T_T

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s