Los videojuegos antes y ahora

Hará un par de meses, escribí en el artículo “Tengo miedo“:

Porque, por si no se habían dado cuenta las compañías, no venden datos. Venden sentimientos.

Esa frase tan bonita ha venido a mi mente tras leer un post de “El píxel ilustre” (blog que os recomiendo encarecidamente visitar), y he reflexionado sobre ella. Por eso, queridos lectores, nos vamos a la década de los 80. En España, un señor llamado Paquito hacía ya unos años que no mandaba.  Se llevaban las patillacas de 2 kilómetros, los vaqueros ceñidos (los testículos de varias generaciones sufrieron en silencio) y el pan con nocilla para la merienda. En paises como Estados Unidos, sin embargo, usaban crema de cacahuete. Cosas culturales, supongo.

El caso es que los jóvenes de aquella época asistían atónitos a la llegada de los avances tecnológicos: se pensaba que el ser humano lo podría todo (de forma similar a cuando la misión Apollo llegó a la Luna), que en un par de lustros los robots convivirían con nosotros, y la informática, con sus pantallas monocromo verde radiactivo, nos solucionarían la vida.

Acompañando a estos avances venían… los videojuegos domésticos. El reinado de la Atari 2600, el reinado de los cartuchos. Bastaba introducir el juego deseado en la consola para montarte tus propias recreativas en el salón de tu casa.

Why to waste good technology on science or medicine? Videogames!!!

Atari tuvo el honor de abrir brecha para la expansión de ese arte audiovisual que eran los videojuegos. Es la época en que, con medios muy precarios, la imaginación obraba milagros. A esta época de “penurias” debemos el nacimiento de muchos de los géneros que hoy en dia siguen vigentes: los shoot’em up, los plataformas, los juegos carreras…

Pero poco a poco, la tecnología fue mejorando: mayor resolución, más colores en pantalla, CPUs más veloces… se pasó de juegos ideados, diseñados y programados por una sola persona al nacimiento de los equipos de desarrollo. Se pasó de una actividad “bohemia” y alternativa, a una opción real de empleo, reconocida. Seguía manteniéndose la figura de los hombres multitarea, personas como Yuzo Koshiro (autor de la memorable BSO de “Street of Rage”), que en su área particular, el sonido en este caso, componía, tocaba y remezclaba las melodias del juego solo.

Sin embargo, las 2D eran aún muy “simples”… tendría que ser Sony con su PlayStation la que trajese a los hogares de medio mundo las 3D y los discos ópticos, posiblemente el primer cisma de los videojuegos(1). El primero, tecnológicamente, suponía todo un reto: había que buscar nuevas especialidades, como modeladores, texturizadores, diseñadores de niveles, guionistas(2). Eso suponía equipos más grandes, más gastos. La segunda era un arma de doble filo: por un lado, liberaba a los equipos de las restricciones de espacio y calidad (de sonido, entre ellas) para crear productos de mayor calidad técnica. Por otro, ese “nuevo” espacio debía ser aprovechado al máximo (ahí están los juegos de varios discos). Las siguientes generaciones de consolas siguieron esa senda de aumento del tamaño de los equipos de desarrollo y de los gastos, llegando a situarse al nivel de algunas superproducciones de Hollywood en la actualidad.

Al punto al que quiero llegar es que se pasó de equipos de un solo hombre a desarrollos en los que participan más de 300 personas. Este hecho, el del aumento paulatino de los recursos humanos necesarios para crear una obra, se ha dado en todas las disciplinas del arte excepto una: la pintura. Se ha pasado en 30 años (¡¡¡30 años!!!) de hacer virguerías en un garaje para hacer funcionar un juego, con el que si sonaba la flauta se podía llegar a ganar algo de dinero, hasta crear todo un imperio de macroempresas para ganar dinero: Ubisoft, Nintendo, EA, Activision…

De los pioneros, los “románticos”, a los profesionales, la especialización. En definitiva, la construcción de una nueva industria, un negocio. Entonces… ¿ya no hay arte en los videojuegos? Si, sigue habíendolo, porque aunque la forma de hacerlos haya cambiado, es el simple hecho de hacerlos un arte, y como tal evoluciona con el paso del tiempo. Tal vez ya no sean productos “artesanales”, pero en la cocción de esas maravillas jugables sigue quedando la esencia: la diversión y el entretenimiento, que fueron, y serán, la máxima de los videojuegos.

Por ello se puede concluir que si, los videojuegos son un negocio muy lucrativo… pero también un bello arte.

———————————————–

1. Evidentemente no fue Sony la pionera con las 3D (solo hay que ver a Sega y su chip VR), y en el cada vez mayor mercado del PC las nuevas tecnologías pegaban fuerte, pero a mi modo de ver, la PlayStation (y en menor medida la Nintendo 64) fue la que propagó la semillita de las 3D en los hogares y dió el empujón definitivo al CD.

2. Los guiones se empleaban desde tiempo atrás, obviamente, pero los de relativa o creciente complejidad quedaban relegados a las aventuras gráficas; ahora se ha roto esa barrera.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULO y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los videojuegos antes y ahora

  1. nacho134 dijo:

    Gran artículo Wabo, supongo que la definición de arte es tan difusa, tan amplia que efectivamente (y totalmente de acuerdo) podemos considerar una forma de expresión artísitica, prácticamente cualquier videojuego, aunque como todos sabemos, sólo unos pocos merezcan la calificación de obra de ídem. Una puntualización, la literatura como arte sigue siendo en esencia el hombre contra el blanco papel, o la blanca pantalla XD.

    • wabo dijo:

      Bueno, ahí me has “medio”-pillado; el escritor, desde la invención de la imprenta, ha dependido de otros en la divulgación, pero si, no está mal encaminada la apreciación 😉

      También apuntar que lo de “el simple hecho de hacerlos un arte” creo que es totalmente verdad. Incluso los “Imagina ser” que salen como churros, incluso los bodrios más grandes caben ahí. Como en cualquier disciplina artística hay gustos… y evidentemente, no a todos nos gustaría imaginarnos “siendo amazona”. XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s