El error "cool" de Nintendo: Wii

(Esta entrada fue escrita el 09 marzo 2009)

La Wii llegó a nosotros envuelta en un manto de innovación y diversión, fruto del hype que despertaba su “revolucionario Wiimando”, el invierno de 2006. Tras una fructífera campaña de marketing, la población videojueguil se dividió, entre aquellos que no encontraban explicación a su penoso aspecto gráfico y a otras limitaciones como la imposibilidad de reproducir DVDs, y los que se encontraban entusiasmados con las posibilidades del nuevo mando. Muchos fueron (entre los que me incluyo), también, los que creyeron en las bondades del mando pero no podían comprender el retraso gráfico. Y ya fuera del ámbito consolero, gente que nunca había tocado una consola o “jugado a los marcianitos”, se empezó a interesar por este aparato.

Era pequeño, blanco satinado, con esquinas redondeadas, succionaba los discos cual máquina del futuro… Hasta su nombre era agradable: Güi, suena bien. No tardé en encontrarme gente dispar atraída por el nuevo concepto que Nintendo tenía la bondad de llevarles a sus casas: diversión moderna, actual.

¿De verdad?

No lo creo. Tras el estrepitoso fracaso de GameCube, Nintendo necesitaba billetes rápidamente si no quería seguir los pasos de la difunta (a nivel de hardware) Sega. El camino de la potencia gráfica no les había servido en el pasado. ¿Cómo competir con la máquina de Microsoft? ¿O incluso siquiera acercarse a la potencia del Cell -en aquel entonces se mantenía la teoría de “la potencia oculta”-?

En Nintendo pensaron en la clave de los videojuegos: ¿porqué triunfaron Pong, Super Mario Bros, Arkanoid, Tetris..? Por su jugabilidad. Eran divertidos y simples. Así, se fijó la meta de la nueva consola: debía ser capaz de ganarse al público que disfrutó en el pasado con los videojuegos. Y esa decisión fue mucho más allá… ¿porqué no ganarnos también a aquellos que aún no juegan? Tradicionalmente los videojuegos han sido típicos de niños y adolescentes… sin embargo, con la generación de la PS2, la edad media del jugador subió hasta abarcar a los “adultos jovenes” (30 años).

Amas de casa, ancianos… la estrategia empezaba a dar sus frutos con la portátil, Nintendo DS. ¿Porqué no iba a funcionar con la sobremesa? La compañía decidió abandonar a sus seguidores de toda la vida y se lanzó, in extremis, a los brazos de un público que daba muestras de aceptarle. Aniquiló todos los desarrollos para la GameCube que aún había en sus oficinas. Y los pasó a Wii.

Como ya he dicho, Nintendo necesitaba dinero urgentemente, no podía dedicarse únicamente al terreno portátil. A diferencia de Sony o Microsoft (cada una de ellas por razones diferentes), no podía arriesgarse a invertir en el desarrollo de tecnología que le llevase a mostrar gráficos punteros (y ya se habían dado cuenta de que esa no era la vía). Así, montaron una nueva GameCube imitando el estilo de Apple de líneas minimalistas y modernas, matando dos pájaros de un tiro: podían aprovechar el antiguo hardware y los desarrollos que se habían llevado a cabo hasta el momento. Seguro que os suenan…

Super Mario Galaxy, Zelda: Twilight Princess, Metroid Prime 3… todos ellos desarrollos de GC que nunca llegaron a ver la luz en la consola para la que fueron diseñados (excepto Zelda, con una vergonzosa escasez de copias puestas a la venta). Pero si en su sucesora. La consola salió a la venta con polémica entre la comunidad jugona; hubo gente que incluso creyó que todo lo mostrado hasta el momento era una estratagema para sorprender al público… Muchos apostaban que la Wii sería el fin de Nintendo, y en cierto modo ha sido así.

Tras aproximadamente 2 años en el mercado, Nintendo ha avergonzado a propios y extraños con una propuesta cool, rompedora de base, pero descorazonadora en “contenido”. Su control nunca ha llegado a ser tan preciso como se nos dijo que sería (y la salida de WiiMotion Plus lo demuestra). Los juegos que sus fans esperaban nunca han llegado (si acaso, con cuentagotas). Super Smash Bros Brawl, Super Mario Kart, No More Heroes… buenos títulos ampliamente sobrepasados por la morralla de terceros (Serie Z de Ubizoft, como quizás el ejemplo más destacado)… o propia.

Parece ya lejano el dia en que el esperpento llegó entre las tinieblas de un E3 funesto: WiiMusic. El bochorno entonces, y ahora, con el batacazo de ventas, es mayúsculo. Nintendo, al abandonar a sus antiguos usuarios, se dejó caer en los brazos de un público que ni sigue las revistas especializadas ni busca en internet información sobre videojuegos. Hasta ahora habían conseguido encandilarles, pero ¿a qué precio? Las alarmas saltaron en la sede nipona. Su consola era un objeto acumulapolvo en la mayoría de hogares.

Tuvieron que venir las third parties al rescate del barco, anunciando juegos de temática adulta (Mad World como baluarte). ¿Son estos movimientos suficientes? Para un servidor, no. La confianza de muchos de aquellos que crecieron con una NES bajo el brazo se esfumó. Los que compraron la Wii por el “juego ese de deportes tan majo que viene con la consola”, no compraron nada más. El WiiFit quedó aparcado debajo de una cama, junto a las pelusas.

Y, tras el montaña de verdes en la que nadaban, se dieron cuenta de que, al final, no podía depender de la gente voluble a las modas… ya que, ¿qué garantiza que lo propio será más deseado que lo ajeno en el futuro? Nada.

The Conduit, Mad World, THOTD: Overkill (excelente), el retorno de Punch Out, Kizuna, Dead Rising, Dead Space Extraction… ¿Serán suficiente?

Nintendo, puede que con el éxito de la Wii hayas cavado tu propia tumba. Lo veremos en la next-gen… Pero te recuerdo que también se muere de éxito.

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULO, WII y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El error "cool" de Nintendo: Wii

  1. Mago blanco dijo:

    Me ha encantado este artículo. Muy bueno si señor y llevas toda la razón del mundo.

  2. Hasta hace relativamente poco no entendía demasiado por qué había gente que echaba peste sobre la Wii, pero leyendo un poco descubrí el por qué…

    Gran artículo que te has marcado, se lo podría enseñar a algunas personas que conozco cuando toda entusiasmadas dicen “cómo me gustaría tener una Wii” y luego me miran con cara rara al decir que preferiría una Xbox 360…

    Buena entrada ^^

  3. Pingback: Tres gigantes y sus garrotes láser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s